22 febrero 2006

perdonarse a sí mismo


Hace poco hablé con una amiga sobre las cosas que hacemos y que no somos capaces de darles marcha atrás, se ve que hay "fallos" (tenganse en cuenta las comillas) que pueden llegar a ser imborrables. No. Así que vamos a hacer una cosa, cojamos las gomas de borrar y pongamonos al asunto, que en la vida, hay que saber perdonarse a uno mismo y seguir hacia delante.
Ella es una persona muy dulce, mi amiga esta, de la que estaba hablando, llena de muchos sentimientos, tal vez incluso algunos descontrolados, quizás porque la vida no le ha dado muchas oportunidades de conducirlos bien, ¿y a quién le enseñan realmente a conducir bien los sentimientos?, ¿hay algún tipo de carné para eso?, a nadie, hay personas que por su sensibilidad, se ven obligadas a tener que manejar todo esto del querer y del sentir, cuando otras sienten de una forma más mecánica, incluso de forma indiscriminada, cuando hay personas que pasan por las mismas cosas y siguen tan tranquilas. Pero...¿Hay que sufrir las cosas para que cada uno se haga cargo de ellas?, ¿tenemos que llorarlo todo para que haya perdón?... aunque haya hecho estas preguntas, no estoy de acuerdo con ello, a ver por qué...
La vida es muy larga, y no siempre tocan las cartas correctas, pero hay muchas partidas que jugar. Quizás ella no jugó bien aquella, aunque estoy seguro de que no había otra forma de jugarla.
"Quien bien te quiera, te hará llorar", "te lo dije, ves, te lo dije", "un buen palo te hace falta para que aprendas...", ¿quién ha dicho que estas frases sean una forma de consolar?, ¿una forma de aprender?, ¿por qué no somos más capaces de perdonar o de escuchar o de comprender?, ¿por qué no podemos ser más piadosos o menos jueces simplemente?. Es toda esta maldita enseñanza judeo-cristinana que la tenemos metida hasta los huesos, infectando hasta la sangre, amargando las palabras y escondiendo los sentimientos, dejando restos de miedo en la piel y oscureciendo el alma. Si no sufres por algo, habrá sido en valde, lo que no está sufrido, no ha existido.
Tiene que ser dificil aún así. ¡Tiene que costar un huevo!. Tiene que ser duro sacar de la mente este tipo de cosas, encontrar el lugar justo en el cerebro dónde quedan albergadas, y arrancarlas de cuajo, hacerse uno una lobotomía de "sentirse culpable". Pero más dificil tiene que ser perdonarse a sí mismo, darse una oportunidad, levantarse un día y pensar que uno/a tiene derecho a ser feliz... y que le den por saco al tiempo!!.
¿Qué será entonces más dificil?, ¿por qué parece tan dificil muchas veces ser feliz?. Cuando hay gente que parece que se les da bien, ¿serán estas personas las pecadoras?, ¿irán al infierno entonces?...
Ella volverá a ser la misma, referiendome a mi amiga, no nos olvidemos que esto iba por ella. Quizás a ella no le ocupará este texto mucho tiempo en la cabeza, volverá al dolor cuando haya que volver, independientemente de que lo merezca o no (que no lo merece), yo no soy nadie para cambiar eso. Sonreirá leyendo esto y esbozará un devaneo en su estomago, como al que le sientan raras las cosas, quizás pensando en si es verdad o no. Y volverá al mismo punto de antes, ¿o no?, o quizás se perdone a si misma y decida tomar el control sobre sus sentimientos, pensando que se merece todas las oportunidades, que se merece toda su vida bien, siendo feliz con quién quiere, siendo ella cuando quiera. Cuando le de la real gana.
Yo he decidido perdonarme a mi mismo por algunas cosas, trabajaré en ello lo que sea, y no voy a decir "duramente" porque contradice todo lo dicho antes, que para que las cosas salgan bien, no tienen que doler. ¡ A la mierda con eso!
Así que, ¿qué propones tú?,¿hay algo que tengas que perdonarte?...

7 comentarios:

el_aviador dijo...

No sólo hay que saber perdonarse, hay que quererse, hay que entender que las cosas, a toro pasado son muy fáciles, que en el momento que suceden quizá no tenemos las armas necesarias para enfrentarnos a ellas. El sentimiento de culpa es de las cosas más repugnantes que tenemos las personas (humanas). quizá sea necesario en algún momento, no digo que no, pero es que lo convertimos en un estilo de vida. Si lo piensas bien, es un mágnífico instrumento de control de la masa, primero por parte del poder religioso y luego por parte del poder capital. Mientras que te sientes culpable te olvidas de ti mismo, de hacerte feliz, al final vives para expiar esos supuestos pecados que alguien, desde fuera, te ha dicho que lo son. Pues yo digo, no eisten los pecados, sólo los fallos, y se aprende mucho de ellos, eso sí, siempre que valgan para seguir para delante.

Me ha encantado tu blog, prometo leer todas las entradas. Es un placer leer las cosas que escribes y demuestran lo que se intuye al hablar contigo, que eres una persona (humana) de esas a la que la vida les ha dolido, les duele, y hace virtud de la dificultad; sigue así.

Kings of Convenience son un grupo alucinante. Su cantante, Erlend öye, tiene un disco en solitario muy chulo, bájatelo y te sorprenderá. La canción es una maravilla.

Un beso

Anónimo dijo...

yo tengo una carga y no puedo quitarmela poruqe no he sabido perdonarme, me siento tan culpable, y ya quiero ser feliz, dejar a un lado eso q me esta entristeciendo pero no puedo todo mi alrededor y las personas me recuerdan lo que hice y sigo hundida en mi llanto, y culpandome de lo que hice, cuando quiza eso no fue tan grave... si solo supiera esa persona a la que tanto lastime q lo siento tanto y q lo quiero... quiza lo sepa pero jamas olvidara y dejara de sentir rencor por lo que le he causado... es hora de dejar a tras eso y ser feliz, puesto que no es un pecado... ya no me digan mas "algun dia la pagaras"

Anónimo dijo...

Yo estoy pasando por un momento dificil. Lastime a la persona que mas he amado y que mas me ha amado. Cometi el error mas feo, y asi y todo el esta dispuesto a perdonarme. Yo lo amo tanto tanto, y se que el me ama mucho mas, que me tortura dia a dia pensar que yo falle, que yo le falle. Nose como perdonarme a mi misma, tengo un nudo constante y un dolor interno que no me deja vivir en paz, quiero perdonarme para ser perdonada y demostrar que no soy una mala persona y que cometi UN grave error pero que aunque sea el mas sucio aprendi de eso y no quiero perder al amor de mi vida por el.
Ojala alguien me pudiera ayudar y me enseñara como autoperdonarme, porque la verdad que por mas que lo intento... mas me autoculpo del sufrimiento de mi amor.

Anónimo dijo...

yo no puedo perdonarme y cada dia me siento peor por el dolor que he causado tuve mis razones pero no me perdono lo que hice y esa persona y todos a mi alrededor me juzgan y ya no puedo con mi trizteza y culpa.

joaninha dijo...

me ha gustado mucho :)
es que ando en ese procesillo tan complicado... y SI SI Y SI, las cosas no son sencillas, cuestan trabajo y esfuerzo, joer!
encantada de conocerte :)

Anónimo dijo...

A las dos personas que escribieron, que dañaron al ser que aman y que sienten culpa, deben recordar que tienen dos opciones o vivir culpandose o ser felices, la vida es una sola y lo bueno es que aprendieron. A veces las parejas salen fortalecidas de eso y el día de mañana pueden ser ellos los que les fallen porque son humanos y todos nos podemos equivocar, la culpa que sienten es una prueba de que son BUENAS PERSONAS y por eso las FELICITO... Pasen la página, déjenlo atrás y solo recuerdenlo cuando aparezca la tentación nuevamente para no repetir un capitulo oscuro en sus vidas...SEAN FELICES y recuerden que solo la GENTE BUENA siente culpa, los frios e indiferentes pueden engañar y venir a ver a la cara a los afectados COMO SI NAD y si ustedes escribieron aqui es porque son de la gente que hace falta en el mundo...

Anónimo dijo...

Intentando perdonarme a mí mismo, gogleé la frase mágica. Pum. Apareció este blog, que no me solucionó el problema de la culpa pero que me dio que pensar sobre la auto tortura que me impongo. Es como pensar que esa persona que actuó como actuó no eras tú, que algún ente maligno, extraterrestre reptiliano, o vete tú a saber que había poseído mi cuerpo y mis acciones. Vomito una vez más un "perdóname" y siento que lo escuchas en tus sueños, que sabes que lo siento mucho y que al mismo tiempo te da pena que yo no pueda quitármelo de la cabeza. Pero llegué a la conclusión de que cada día es una oportunidad para comenzar a ser más flexible con uno mismo. Voy a ser fuerte, a quererme y a estar agusto conmigo mismo.