29 noviembre 2009

el frío entra

Ve Smeckach, 6. Praha 1.



cuándo la habitación se vacía el frío entra, se desordena todo en un orden de salida, un orden que en otro momento hubiera resultado un desastre, y ahora tiene sentido. y las paredes vuelven a su blanco, dejándo restos en los posters, en las fotos.
y ahora hace frío aquí, aunque la calefacción sigua encendida.
no puedo evitar ser un sentimental, en el fondo me gusta serlo, y aquí dejo otro lugar de mi vida, dónde he vivido y he crecido: Ve Smeckach, 6.

28 noviembre 2009

pagarla... + preposición "con"

Whatever makes you happy
Whatever you want
You're so fuckin' special
I wish I was special

But I'm a creep


Mi prima Marilena (que es cómo yo la llamo, no como se llama realmente), me envió el otro día una carta por mi cumpleaños, un pequeño regalo que se convirtió en el más bonito, porque cuándo vives fuera, todas estas cosas se multiplican por mil, y de eso va más o menos este post.
Ella me decía en la carta que había leído un artículo de Rosa Montero, no se si en nuestras larguisimas conversaciones sobre la vida en todos los años que nos conocemos (que vienen a ser unos 33), se separaron entre mis gustos, los que tengo por Rosa Montero, que de hecho era fan de ella y quería ser cómo ella cuándo tenía 17 años... pero eso es otra história y lo estoy liando.

La cosa es que Rosa Montero (psicóloga, periodista y escritora) decía en su ártículo que cuándo tenemos una pareja y discutimos con ella, muchas veces no estamos discutiendo con esta persona, sino que le gritamos a otra persona del pasado, no importa si reciente o no, la "pagamos con..." quién más queremos, le gritamos lo que no gritamos o no pudimos gritar a nuestro ex, a nuestro jefe, a un amigo, a una amiga... a alguien que nos hizo daño y que no supimos hacer frente a eso. Cuándo quieres a alguien lo más fácil es "pagarlo con esa persona".
Se supone que las frustraciones personales tienen que salir por algún lado, algunas se acumulan y crean enfermedades ficticias o incluso algunas veces algunas reales, otras se quedan en el grupo de "he tenído un día fatal y necesito deshagorme".
Yo llevo unas semanas muy estresado, ya no solo se me amontona el curro, sino que también he cogido unas sustituciones de un compañero, quizás porque no sé decir que "no" (mira qué fácil resulta escribirlo y ponerlo en negrita) y he añadido 8 horas de trabajo más a la semana, eso sumado a que tengo ahora a mi alrededor miles de paquetes de más de 2 años en Praga que tienen que ir a parar a otra casa, me tengo que mudar, tenemos que dejar este piso y hay hasta una bicicleta que me regaló Daniel y que queda muy bien apoyada en la puerta, pero suma.
Y escuchas las quejas de los alumnos, la presión personal de hacer un buen trabajo y no fallarte a tí mismo, de ir de aquí para allá, con la poca ayuda de un cielo bajito que se te cae encima, y luego llegas a casa después de haberle hablado a un centenar de personas en un día, y quieres tener una conversación normal con alguien, pero tienes que buscar las palabras en inglés, tienes que transmitir todo lo que quieres decir, y al mismo tiempo hacer la cena, pensar en lo que has hecho y tratar de dejarlo a un lado, como los zapatos cuándo llegas a casa y te los quitas (porque aquí es normal), y más importante, volver a echar mano de la frase "estoy haciendo esto por mi futuro, por mí, porque necesito y quiero ser mejor persona". Y flaquean las palabras cuando la otra persona tiene un trabajo absoverte, estudia en la universidad al mismo tiempo y está en obras en un piso que se ha comprado, y a la que se le suma también una continua enfermedad de la que no sabe cómo salir porque no sale nada de lo que tiene. Y la pagas con...
Luego está el Caralibro, que aunque tu pareja está cansada de que te metas ahí, tu te metes porque es la única forma de saber algo de tus amigos, de mantener un contacto con los vocablos y los significados que no hace falta poner mucho esfuerzo, porque puedes jugar con las palabras y las frases, y claro, cada uno tiene su vida, y nadie está pendiente de la mía, si hago una cosa o hago la otra, y es normal, la vida ya tiene varias velocidades diferentes. Y la tomo con....
No me quejo con todo esto, y tampoco me quiero quejar, creo que en este tiempo estoy aprendiendo a ver las cosas desde otro punto de vista, porque quiero verlas desde otro punto de vista, quiero intentar ser más maduro y más fuerte, quiero crecer, y supongo que para crecer hay que quejarse menos... y eso me cuesta.
Porque tomarla y pagarla... llevan la misma preposición: Con, y acaban significando lo mismo, porque nuestras frustraciones no se pueden solucionar por sí mismas, o no tenemos las fuerzas suficientes para poder arreglarlas por nosotros mismos, y tenemos que añadir una segunda persona al "con", porque siempre estaríamos "pagándola con uno mismo".

24 noviembre 2009

Juguetes

Nueva canción de Cris López: Juguetes.
¿Qué son juguetes?, ¿los sueños?, ¿la realidad? ¿o las cosas que añoramos?

video

Este video va dedicado a Cris, además de ser fan (y presidente del club de fans), es un homenaje a todas esas personas que tenemos muchas cosas dentro y que, personalmente, nos cuesta enfrentarnos a ellas. Crear, hacer videos, hacer cortos... suponen muchas veces una forma valiente de evaluarte a tí mismo, de saber qué eres capaz, qué capacidades tienes para contar cosas... y una respuesta final de saber si eres bueno o no, si fracasas.

Yo no se Cris, quizás sea por vagueza, por miedo, por lo que sea... por mi parte es una mezcla de todo eso, de debilidades, de miedos a ver que las cosas no son cómo tú las imaginas, que son diferentes, o que no llegarás a ser lo que siempre has ansiado ser.

Y aquí me quedo con las palabras de mi amiguito Alex, en las que hay que arriesgar y apostar por lo que haces, sin miedo a las represarias. Y con el apoyo, espero que nunca malgastado, de Oscar, que siempre estuvo ahí intentando sacar todas las cosas que se van muriendo dentro de mí, para que no solo las viera él, sino para que las vieran todos los demás...

Ya veremos, de todos modos (y no se si excusándome) este video se ha hecho en un rato, en una mañana, tiene muchos fallos, pero s0lo quería "jugar" a darle imagen a la música de Cris, quizás para apoyarla y que siga haciendo cosas. Con su música y mis imagenes he intentado contruir una idea de qué son juguetes, si son cosas con las que jugamos, yo juego con la realidad, juego con mis sueños y juego con las cosas que más añoro en mi vida. Esos son mis juguetes.

11 noviembre 2009

Gran Vía...

todo se paralizó, mis ojos, mis labios, mi corazón...
Grán Vía
. Cris López.





Siempre voy a recordar
el momento en que te ví...
una visión de la luna en la ciudad
Venías de frente,
venías despacio...
arrojando tu belleza, por las esquitnas, por las aceras...
todo se paralizó, todo se paralizó...
tus ojos, tus labios, tu corazón
todo se paralizó
y solo te veía a tí, caminando entre la gente,
mirándo a un lado y a otro
mirándote de frente.

Cris López
Gran Vía (BSO del corto "Seguir")

03 noviembre 2009

el cielo bajo de Praga

tanzovat: bailar
video

Me comentaba el otro día Inés, una de mis nuevas compañeras de trabajo, que la última película de Isabel Coixet: "Mapa de los sonidos de Tokio" le había encantado, no solo por la película, sino por la forma en la que ella retrataba la soledad en ese país, en esa ciudad... no como la simplona de Sofía Coppola -decía ella- que había hecho Lost in traslation uniéndo un tópico con otro, propio de una persona que no sabía lo que era sentirse sola en Tokio.
Inés había vivído en Tokio y decía que es una ciudad impresionante, pero no para vivir, porque te atrapa en una soledad que te puede llegar a deprimir, es como vivir en otro planeta, como estar lejos de todo. Inés también decía que la gente no aguanta mucho allí, bueno, los occidentales, todo es rápido y demasiado frío.
Aquí en Praga es diferente, se supone, pero también dijo Albert Camus que Praga tenía el cielo tan bajo, que deprimía, se supone que el escritor estuvo viviendo aquí, no se si con una beca Erasmus, en la que se pasaba de noche en noche bebiendo "pivos" y dejándose caer continuamente por Vaclavske Naméstí y sus prostibulos -que es dónde vivo yo-, o en plan beca Leonardo -como la que hice yo- dónde hacía prácticas de escritor en algún sitio y se dedicaba todo el tiempo a ver cómo los checos no se te acercan porque no te conocen. Camus cogió una depresión, como los que van a Tokio, y maldecía Praga por haberle regalado eso, y no la belleza de sus calles y la incompresión de un país que no ha sabido todavía cómo desenvolverse en una Europa exigente.
Yo no defiendo a Praga, ni defiendo a los checos, creo que estoy cansado de escuchar los mismos comentarios sobre ellos, que si son fríos, que si no se acercan, que son estúpidos y demás, porque me parecen críticas tan vacías como las de "el cine español es una mierda en la que sólo se ven culos y tetas", críticas vacías de "no sé qué" y muy llenas de "poca cabeza", a los checos les cuesta un poco más acercarse a tí, pero cuándo se acercan a tí, se quedan cerca, son fieles y honestos por lo general en sus relaciones, quizás porque les cuesta relacionarse, y no pueden ser cómo los españoles y darle alegría a todo, cuándo muchas de las palabras están vacías de nada.

Praga es un regalo en mi vida, porque es una oportunidad de vivir "otro yo", en cierto modo un "yo" más solitario, pero también más auténtico, es cierto que el cielo está bajo, hay veces en las que está muy bajito y crees que los puedes tocar si te subes a la torre de Jiricho Z Podebrad, también es verdad que hay camareros o empleados de tiendas que te darían ganas de partirles la cara por su poca simpatía, pero de eso hay en todos lados y si nos ponemos a partir caras, tenemos una gran lista en Granada por dónde empezar.
Praga me ha dado la oportunidad de trabajar en algo que me gusta, de enfrentarme a mis miedos a enseñar, que al fin y al cabo, eran miedos a mi mismo, y Praga me intenta enseñar a ser feliz con lo que tengo y con lo que soy, a valorar las cosas y a la gente que tengo fuera y a la que puedo acceder aquí. Aunque hay días en el trabajo que me gustaría poder "matar", los alumnos del instituto SOS (si, se llama así), se comportan como aútenticos cabrones, les das la mano y te arrancan el brazo, te hablan en checo para que no los entiendas y te ponen caras largas si intentas sacarles alguna palabra en español, sin irse más lejos, el último día me tomaron el pelo con un ejercicio, y yo que estoy entrenando mi paciencia (eso no quiere decir que ya la tenga preparada para las Olimpiadas de....) cogí el ejercicio y lo rompí en sus narices, hice añicos todas las páginas y dije que se acababan los ejercicios divertidos y el profesor divertido, que a partir del próximo día (mañana) ibamos a hacer toda la retaila de ejercicios de gramática, sin hablar en clase ni nada y que eso era solo el principio. Uno de los alumnos me soltaba en medio del discurso "pero es que todos no somos así", a esto que me acerco a él, apoyo mis manos sobre su mesa y le digo "un grupo es una persona: en el momento que tú permites lo que ocurre, eres igual que ellos, y cuándo seais mayores y esteis en un trabajo y haya compañeros vuestros jodiendo el trabajo, os dareis cuenta". Eso si, luego me quedé con un dolor en el pecho que pensaba que me iba a dar un ataque al corazón, dándole vueltas todo el día pensando que a mi no me gustaba ser así, sacar toda esa rabia de mí mismo, que mi cuerpo la rechazaba y me decía que no. Bueno, supongo que tengo que aceptarla.
Qué diferencia luego con FAMU, la facultad de Cine y la de Bellas Artes (yo trabajo en la de cine, pero tengo alumnos también de Bellas Artes, porque están todas conectadas), dónde los alumnos no tienen ni idea de nada y están ahí, mirándote y haciéndo lo imposible por hacer algo, por hablar, claro, eso si, vienen cuándo les da la gana, aparecen a mitad de la clase o se van a la mitad de ésta, porque dicen que tienen un proyecto, una audición, una... lo que sea.
Y luego está Cervantes, en su mísma tónica de siempre, una mezcla de todo, ahora mucho más tranquilito porque solo tengo tres grupos, y bueno, más o menos los manejo.
Praga tiene muchas caras, hay que quedarse con la mejor que puedas, y ahí estamos, buscando y comparando y cuándo se encuentre algo mejor... pues me lo llevaré.