28 noviembre 2009

pagarla... + preposición "con"

Whatever makes you happy
Whatever you want
You're so fuckin' special
I wish I was special

But I'm a creep


Mi prima Marilena (que es cómo yo la llamo, no como se llama realmente), me envió el otro día una carta por mi cumpleaños, un pequeño regalo que se convirtió en el más bonito, porque cuándo vives fuera, todas estas cosas se multiplican por mil, y de eso va más o menos este post.
Ella me decía en la carta que había leído un artículo de Rosa Montero, no se si en nuestras larguisimas conversaciones sobre la vida en todos los años que nos conocemos (que vienen a ser unos 33), se separaron entre mis gustos, los que tengo por Rosa Montero, que de hecho era fan de ella y quería ser cómo ella cuándo tenía 17 años... pero eso es otra história y lo estoy liando.

La cosa es que Rosa Montero (psicóloga, periodista y escritora) decía en su ártículo que cuándo tenemos una pareja y discutimos con ella, muchas veces no estamos discutiendo con esta persona, sino que le gritamos a otra persona del pasado, no importa si reciente o no, la "pagamos con..." quién más queremos, le gritamos lo que no gritamos o no pudimos gritar a nuestro ex, a nuestro jefe, a un amigo, a una amiga... a alguien que nos hizo daño y que no supimos hacer frente a eso. Cuándo quieres a alguien lo más fácil es "pagarlo con esa persona".
Se supone que las frustraciones personales tienen que salir por algún lado, algunas se acumulan y crean enfermedades ficticias o incluso algunas veces algunas reales, otras se quedan en el grupo de "he tenído un día fatal y necesito deshagorme".
Yo llevo unas semanas muy estresado, ya no solo se me amontona el curro, sino que también he cogido unas sustituciones de un compañero, quizás porque no sé decir que "no" (mira qué fácil resulta escribirlo y ponerlo en negrita) y he añadido 8 horas de trabajo más a la semana, eso sumado a que tengo ahora a mi alrededor miles de paquetes de más de 2 años en Praga que tienen que ir a parar a otra casa, me tengo que mudar, tenemos que dejar este piso y hay hasta una bicicleta que me regaló Daniel y que queda muy bien apoyada en la puerta, pero suma.
Y escuchas las quejas de los alumnos, la presión personal de hacer un buen trabajo y no fallarte a tí mismo, de ir de aquí para allá, con la poca ayuda de un cielo bajito que se te cae encima, y luego llegas a casa después de haberle hablado a un centenar de personas en un día, y quieres tener una conversación normal con alguien, pero tienes que buscar las palabras en inglés, tienes que transmitir todo lo que quieres decir, y al mismo tiempo hacer la cena, pensar en lo que has hecho y tratar de dejarlo a un lado, como los zapatos cuándo llegas a casa y te los quitas (porque aquí es normal), y más importante, volver a echar mano de la frase "estoy haciendo esto por mi futuro, por mí, porque necesito y quiero ser mejor persona". Y flaquean las palabras cuando la otra persona tiene un trabajo absoverte, estudia en la universidad al mismo tiempo y está en obras en un piso que se ha comprado, y a la que se le suma también una continua enfermedad de la que no sabe cómo salir porque no sale nada de lo que tiene. Y la pagas con...
Luego está el Caralibro, que aunque tu pareja está cansada de que te metas ahí, tu te metes porque es la única forma de saber algo de tus amigos, de mantener un contacto con los vocablos y los significados que no hace falta poner mucho esfuerzo, porque puedes jugar con las palabras y las frases, y claro, cada uno tiene su vida, y nadie está pendiente de la mía, si hago una cosa o hago la otra, y es normal, la vida ya tiene varias velocidades diferentes. Y la tomo con....
No me quejo con todo esto, y tampoco me quiero quejar, creo que en este tiempo estoy aprendiendo a ver las cosas desde otro punto de vista, porque quiero verlas desde otro punto de vista, quiero intentar ser más maduro y más fuerte, quiero crecer, y supongo que para crecer hay que quejarse menos... y eso me cuesta.
Porque tomarla y pagarla... llevan la misma preposición: Con, y acaban significando lo mismo, porque nuestras frustraciones no se pueden solucionar por sí mismas, o no tenemos las fuerzas suficientes para poder arreglarlas por nosotros mismos, y tenemos que añadir una segunda persona al "con", porque siempre estaríamos "pagándola con uno mismo".

5 comentarios:

Cobblestone dijo...

Pero por mucho que se queje, no dejes de entrar en el Caralibro... Ya sabes que ademas de echarte de menos, te perderias tus galletitas...

o!h dijo...

Ains...jo...como estás marquitos...mucho ánimo. Piensa que en nada tienes unas vacaciones que te van a sentar muy bien y que van a relajar tu cabeza por completo. Estás en un momento difícil. Estrés, mucho estrés, y eso lo invade todo. Ánimo de verdad, aquí te esperamos con los bracicos abiertos pa achucharte (igual te dejo que me apretujes hasta el dolor y todo!!!). Besitos como australia cielo

Anónimo dijo...

no estoy del todo de acuerdo con Rosa Montero. No creo que sea por nuestras ex parejas, yo creo que cuando la tomamos CON alguien lo hacemos con nosotros mismos, es duro aceptar que no somos quienes queremos ser. Todo tenemos nuestros fallos y lo duro es aceptarlos. si te cuento un secreto que solamente sabe un amigo, yo solo me cabreo y la tomo contra alguien cuando tienen razón. Cuando yo tengo razón tengo la tranquilidad de saberme con ella, por eso no peleo, por eso debato...
Me parece muy injusto lo de Rosa Montero porque si tuviera razón significaría que actualmente no tengo nada que reprocharle a mi anterior pareja....quizá tenga razón. Que pensará tu Ex de esto. Es justo?
Animo! unas cuantas horas mas dando clases y te tomas un break de esos con tapitas y desayunos....
solo queda un rato....
anónimo

Lesly Andunce Low dijo...

Me encanto leerte, me senti identificada en algun momento.

A veces me pasa de alzar la voz, no sé realmente si le grito al que esta enfrente, si grito de rabia, de frustracion por el pasado que esa persona no conoce y no tiene por qué conocer o si simplemente me estoy pidiendo auxilio a mi misma.

El instante en que lo pienso llega a ser repugnante, y lo que me queda a hacer después es pedir disculpas.
Pero después de todo, tenemos todos caras de "Punching Bag". Y al que no le pase esto que tire la primera piedra.

Un saludo desde Francia

Lilou dijo...

Pues yo desde que he aprendido en el eneagrama que soy capaz de estar furiosa con alguien pero luego ponerle buenísima cara, creo que voy a trabajarme eso de cuando me apetezca tomarla con... pues lo hago.
Me hago otra pregunta: ¿con quién querría tomarla de verdad mi mari cuando la tomó con sus chicas en el trabajo y les dijo que hacían muchísimo ruido todo el día y era insoportable? Otra pregunta sin respuesta, me temo.