25 noviembre 2007

Praha. Vol.12. Karlovy Vary en blanco y frío

"aquí hace más frío que en la comunión de Pingu!"
Manu (de los cordobeses)



Manu, Rosa, Guille, Jesús, Henry, Rosario, M, Ana y Alicia

Son las 7 de la mañana del domingo, llevo dos días sin dormir apenas, he salido de marcha el viernes y el sabado, y esa noche no la he dormido.
Amanece en la ciudad, en la parte de Namesti Miru, es una parte preciosa de la ciudad, más parecida a la Praga que más me gusta, la que no tiene turistas y tiene esa especie de magia tan difiicl de explicar, también quizás es la parte en la que más me gustaría vivir en Enero, a partir de Enero. Si todo sigue igual...
Camino y cojo el metro verde porque he quedado en Florec para ir a Karlovy Vary, estoy que me caigo de sueño, hace frío pero me sienta más que bien, una parte de mi está fresca y activa, con ganas de comerse el mundo, la otra, con ganas de meterme en una cama para solo dormir, y eso se suma a que parece que la ropa que llevo puesta, la llevara ya desde hace días.
Llego a la estación sobre las 7 y media, que es la hora a la que quedamos, me compro un chocolate caliente en una maquina de Nescafé en la estación, me lo bebo con cigarrillo, y aparecen los demás: Rosario, Henry, Ana y Alicia por la boca de metro, preguntas y más preguntas, y pregunta y vuelve a preguntar... Unos minutos después aparecen los cordobeses Manu, Guille y Rosa, con un amigo de estos, también español, Jesús.




Nos vamos a Karlovy Vary, uno de los pueblos más famosos de la República Checa, a unas dos horas y media desde Praga, me las voy a dormir enteras... necesito descansar.
Karlovy Vary era un lugar de veraneo de los rusos más ricos, aún quedan muchos restos de rusos por ahí, a los checos parece que no les hace mucha gracia el sitio, suelen decir que es bonito, que está bien... pero poco más. El pueblo está lleno de edificios grandes y muy majestuosos, así como balenarios y piscinas de estas termales, muy completito, todo muy bonito y muy bien puesto.
Me acomodo en el bus, me quedo frito y paso de un sol endeble y precioso que ilumina Praga, a una nieve que enblanquece todo el pueblo de Karlovy Vary. Muy bonito, la nieve para los que no la hemos visto demasiado impresiona siempre mucho, y que esté nevando aún más...
Unas fotos por aquí y unas fotos por allá, una vuelta bajo la nieve, bolas de nieve para tirarnos los unos a los otros, esta vez no pienso hacer el maldito ángel en la nieve porque en Cescky Krumlov me costó una buena enfermedad. Vamos a beber agua en unas fuentes que hay, un agua asquerosa pero medicinal, como todo lo medicinal... que la mayoría de las veces resulta asqueroso.

Henry y yo


Almorzamos en un restaurante de estos típicos, en todos los sentidos, pides una serie de platos y luego te estafan con otras tantas cosas... Nos vamos a la piscina, pero yo no me he traido el bañador, sigo con la ropa de anoche, sin guantes ni gorro (y eso que los llevo siempre, siempre), el cansando aún no se apoderado de mi. Guille, Alicia, Henry y yo nos vamos a un café con unos sillones muy cómodos, pido una café grande y me quedo dormido en el sillón, me despierto y me tomo el café....

Rosario y yo...

Otra vuelta y echamos el día entero... "aquí hade más frío que en la comunión de Pingu",, "hablas más de futbol que en la comunión de Oliver y Benji", el Manu tiene siempre unas cosas que, no sé por qué, me hacen mucha gracia, Rosa está sembrada también con sus comentarios de siempre, sus chistes...

Con Alicia...


Ana pierde su camiseta en la piscina termal, cuenta después de estar muy ilusionada porque mientras se bañaba al aire libre, caía nieve sobre su cabeza, y que hacía "el muerto" y la nieve caía como si fuera un sueño.
Otro autobús de vuelta, a las 7 y media de la tarde, doce horas fuera... me duermo en el bus, un poco, no todo el viaje, llegamos a casa rendidos y yo muriendo, una pizza en el horno y una bolsa de anacardos, descargar las fotos y relajarnos, hace mucho que no aparezco por casa, ya queda poco tiempo aquí para volver, la gente cuenta los días con caras largas, esta experiencia tendrá su parte de única en el fondo...
No tengo ni fuerzas para escribir...




2 comentarios:

carlos martinez dijo...

Ya veo que llevas una vida dura de hermitaño y sufres muchisimo de calor humano y de lo malas que son las medicinas ja ja ja ja
Me anoto lo de los balnearios, y deseo que nos sigas dando envidia, menos del frío, que no me importa no pasarlo.

Chocobelga dijo...

Hola guapo
Bueno, yo voy tomando nota de todos los sitios que hay que visitar en la República Checa cuando me vaya en febrero. Eres como una guía del alma de las ciudades, las otras se compran en librerías.
Que sepas que mi colega de hoy en cabina ha visto las fotos de Karlovy Vary y su comentario ha sido "¿pero quién es ese tío tan guapo?" He tenido que ir con cuidado porque casi se carga el ordenador con sus babas (tengo que reconocer que las mías también hubieran tenido algo de culpa). Qué bien sienta el frío, hace la piel más tersa, ya lo decía Sofía (Mazagatos), que metía la cabeza en el congelador por las mañanas.
Besos
C