28 abril 2006

el hombrecito y sus puzzles


...ya se acabó el curso. ¡por fín!. para contextualizar un rato, voy a decir que llevaba 4 meses haciéndo un curso de Formador/a Ocupacional, de estos "del paro", de los que dicen que no valen para nada, pero a que a mi inútil esperanza le ensueña unos cuantos trabajillos, porque lo que tiene un curso de estos es que sigues en el paro. No os preocupeis, no hay drama.
me he levantado durante estos meses, quitando los fines de semana y festivos, muy tempranito, he hecho un café dormido, me he metido en el baño para arreglarme este cuerpo que me ha dado Dios, he recogido el café y la leche precalentada en el microhondas, he despertado a Raquel llevándole su cafelito cortado doble, me he fumado el primer cigarrillo de los veinte y he cogido mi maletín de cartón para hacerme todo un hombrecito. Ahora mismo el hombrecito se está fumando un cigarrillo, quizás el número 15 ó 16. Ahora el hombrecito vuelve al mundo de los adultos, dónde la página de inicio es la de infojobs.


Y hablando de todo un poco, el concierto de Javier Alvarez en la Plaza de las Pasiegas. Una maravilla. Un lujo. Y eso que hace ya años que no me entraba a mí este hombre por los oidos dejándo huella, esa noche lo hizo. Sentados en las escaleras de la plaza que recoge la catedral, con el aire fresco de esta privamera, y el niño este con su guitarra sin más, hicieron una noche tranquila y relajada, y a esto que yo pensaba "¡qué bien me siento!", sin mucha euforia, sin quedar pasteloso ni sacarinico, el curso terminaba, otra etapa comenzaba, ganas de nuevos proyectos y escuchándo a este simpático loco entonando un "padre, soy pajillero, maricón y drogadicto...", "sunset boulevart", "credo" (una de mis santas favoritas).

Luego nos fuimos al Saint Germain, un barecito que se hace poco a poco nuestro, un lugar dónde echar un rato y encontrarnos otro más. A pesar de estar cansado me fui a casa sintiendo como las piezas de mis puzzles se colocaban solas en sus sitios correspondientes. Porque hoy me acuerdo otra vez de mis puzzles, de las piezas que me toca encajar, de buscar un sitio, de buscar un trabajo, de querer todo lo que pueda y todo lo que me queda, y ya no me siento tan confuso, esta tarde estoy tranquilo.

En el ordenador suena "atras da porta" de elis regina, una canción preciosa que encontré en el disco "música para machacarte el corazón" que mi buena-nueva amiga Paqui pulsó en PLAY hace unos días atrás, suena el granizo que le queda al mes de Abril a través de la ventana, me quedan aún 2 cigarrillos que no suman 20 para terminar el día, Oscar mira la tele en el salón esperando reirse de algo o de alguien, y yo tengo una raja en el pantalón del pijama que tengo que arreglar...¡qué agustito llevo la tarde!, qué tranquilas están mis piezas ahora mismo, tengo la sensación de poder cogerlas y arreglar el mundo con ellas.
El lunes volverá a empezar todo, empezaré a buscar trabajo, me meteré otra vez con el carné de conducir, a ver si ya después de 11 años consigo sacarmelo, y seguiré dando la lata con todas mis rarezas, a cualquiera que quiera escucharme.

suena: "alguem cantando" de Nicinha & Caetano Veloso

5 comentarios:

Relatividad positiva dijo...

Servidora te seguirá escuchando/leyendo... Espero que cuando sientas que tus piezas no encajan recuerdes ese sentimiento que tengas ahora para coger fuerzas y tirar pa' lante. Me gusta mucho el tono de voz de Javier Álvarez, es un cantante que me recuerda a mi hermana mayor, porque fue gracias a ella a quien le conocí.
Disfruta mucho, mucho de esta sensación ¡todavía queda tiempo para el lunes! Y aunque es inevitable que llegue no lo es que disfrutes al máximo el tiempo que tienes.
¡Bechillos wapote ! =)
Aio, aio.

Miada dijo...

Está bien esa sensación de paz, que todo encaja como tú esperabas...
Y el lunes o mejor el martes a por todas...

Un beso.

el_aviador dijo...

Ay...benditos momentos en los que todo parece que ocupa su sitio, incluso uno mismo, ay...creo que estos momentos, al menos para mí, se parecen bastante a la felicidad.

Las noches en las que no iba a pasar nada y en las que luego pasa son estupendas también. Ayer me lo pasé de perlitas.

Besos y ánimo, y te digo una cosa, se nota que algo va cambiando en tí, no lo dejes, no lo dejes plis.

donialoca dijo...

Hay veces que queremos encajar las piezas del puzzle a martillazos, y claro, el resultado acaba siendo lo que no es, nosotros cojemos un cabreo impresionante y tiramos las 1500 piezas al suelo. Cuando cada piececita se encaja sin esfuerzo,la cosa va que vuela, y sonreimos como los tontos.
Muchas veces hay que dejar de mirar el puzzle un tiempo para poder seguir, porque la borrachera de piezas no nos permite ver a cada cual en su sitio. Despues del reposo, de repente, ves como encajan las que faltan...que curioso, como se solucionan las cosas dependiendo de como las mires...

Yo estoy montando el borde de mi puzzle, ya tengo casi todo el marco...me queda lo mejor. A ver cuando lo acabo.

Besos.

FRAN dijo...

Hola M, ¿creo que no te llamaba así desde hace mucho tiempo?...He estado un poco ausente estos días, y me he vuelto loco al ver tantos post que no he leído. Echaba de menos mis descansos para leer tu blog y saber de tí. Ahora mis descansos son en mi casita, con zumos, café, refrescos...porque por fin dejé el maldito trabajo. Hablando del post, si me apunto a la metáfora del puzzle, mi rompecabezas (mejor que puzzle) es como el pasillo de poltergeist, que por más piezas que coloco, más me faltan por poner. Si en algún momento creo que las tengo todas controladas, me encuentro unas cuantas fuera de sitio, otras que yo desordeno intentanto ordenar, huecos sin piezas para poner....UN LÍO! Hace unos días estaba en uno de esos días extraños revolcandome en todos mis comederos de cabeza. Decidí aparcarlo todo y me dispuse a no hacer nada, a no pensar en nada, a hundirme en mi tiempo libre y largarme a Cádiz (aunque MALDONADO amenazó durante varios días con rayos y centellas). He tomado el sol, con bañador y sin él, he comido sandwich por doquier, he paseado por caminos junto a acantilados, he conducido por carreteras llenas de pinos piñoneros, he visto la puesta de sol más bonita de mi vida y he conseguido pensar en lo afortunado que era en ese momento. A veces, sólo es cuestión de ser féliz porque lo decides....ÁNIMO EN TUS PROYECTOS. SUERTE!!