20 abril 2006

erase una vez un hombre que no podía olvidar...


mi vida no tiene proposito, ni dirección, ni finalidad, ni significado y, a pesar de todo, soy feliz. no lo puedo comprender, ¿qué estaré haciendo bien?
Charles, M. Schulz

6 comentarios:

Relatividad positiva dijo...

Mientras tu presente se acabe convirtiendo en esa felicidad, creo que es mejor no tratar de comprender nada porque ya está todo dicho.
Bechillos wapote =)
Aio, aio.

FRAN dijo...

Me gusta la opción de ser féliz sin motivos, de encontrar la felicidad y no saber dónde...de no conocer ningún motivo de infelicidad

oscark dijo...

yo lo que estas haciendo bien.....

norteuropa dijo...

Me encanta. creo además que lo entiendo, con todo lo incoprensible que puede ser. Es decir, que lo comparto muchas veces. No conozco a ese Schuz. ¿Quien es? háblame de él (¿y me dejas mensaje en la blog????) Sólo conozco a Bruno Schutz´, que jamás habría escrito algo así.
Algo estaremos haciendo bien.
¿El qué?

donialoca dijo...

Me encanta no tener motivos ni razones para ser feliz.

Creo que a Julio iglesias le pasa igual cuando dice eso de "Si soy guapo y soy rico, que más quiero Federico?"

Un beso a los felices, e infelices para que dejen de serlo.

el_aviador dijo...

Muy bonita la frase, muy bonita, pero ya estoy harto de verla cada vez que abro tu página pa ver si has puesto algo nuevo, hombre ya!!!

Cuando vuelvas a publicar algo va atener que ser más largo que mis entradas, jo.

Bueno, adió, jipi, que eres un jipi.