27 marzo 2006

si yo no soy moderno


me acabo de cortar el pelo. lo he hecho o más bien me lo han hecho en una peluqería muy fashion, una al lado de plaza nueva: BCN, y ya la cosa no es que me sienta raro con mi nuevo corte de pelo, me siento raro con la idea de haber pagado por la mierda que me han hecho. ¡Mira qué fácil!, ¡ya lo he dicho y no ha pasado nada!!.
Si es que vuelvo con las cosas estas de las interpretaciones que dan los demás, a las cosas que tú quieres. "si, si, ... corto y moderno, ya me ocupo" pensaría ella mientras miraba el gato encima de mi cabeza, y entonces yo, pensando, porque pensar es muy fácil, más que decir, "no, perdone, señorita fashion, yo lo quiero medio-presentable, algo como normal, que no me de mucha verguenza salir a la calle, si yo no soy moderno, yo soy muy normalito, la mayoría de los jerseys que tengo son de colores lisos, con eso te lo digo todo".
hay una secuencia de "cosas que nunca te dije" (película que me encanta) en la que la protagonista se deja maquillar por una ¿esteticien?, donde ella le pone todos los potingues mientras le explica teorías absurdas sobre los colores, cuando esta termina, le pregunta algo como que si le gusta y tal, ella asiente medio-sonriénte, y en la siguiente secuencia se ve a la protagonista lavandose la cara con mucho esmero. Si es que no sabemos decir que "no".
Dani tiene razón. Si. Pero no es tán fácil, hay veces en las que me gustaría cambiar cosas de mí mismo, pero parece como si hubiera una parte de mí que piensa que si estalla, dejaré de ser yo, yo mismo. Di y yo tuvimos una vez otra de nuestras peligrosas conversaciones, en las que, vuelvo a repetir (como dije ya aquí una vez en el post de "cosas que nunca te dije y dudo que te las diga"), lo de que si cambiamos cosas de nosotros mismos, si estamos acabando así también con la imagen que tenemos nosotros de nosotros mismos, luego acabando con las buenas y las malas. Pensando en que las cosas que pueden hacernos más daño, o hacernos más vulnerables, pueden ser también las que potencian que seamos de otra forma más positiva...(...), no sé si me estoy liándo, cuando lo hablo con ella, me resulta todo más sencillo (toma!, qué bonito ha salido eso!).
Luego, quizás seamos cómo somos porque mantenemos el equilibrio de una balanza, en la que nuestros defectos potencian a nuestras virtudes, y que sin unos no pueden ser los otros, y sin ambos, no somos nosotros.No lo seríamos.
La cosa es que yo iba a hablar de mi corte de pelo que, mirándolo así bien, y echándole un poco de gomina, algo se puede hacer, quizás porque todos los problemas siempre tienen su solucción.O quizás porque Dani tiene razón y voy a intentar pasar un poco de lo que digan los demás, porque esto de escribir "posts" depresivos, no me gusta mucho. Y a ver si Fran se hace otra blog y ya vamos constituyendonos como comunidad, este amigo cibernético que ya ha visitado a escondidas las blogs de mis amigos estos que escriben y no tienen miedo a que se les viole su intimidad en estos espacios que, algunas veces, los utilizamos como terapia...

suena: "nanana" de L-Kan... qué grasiosa es esta cansión!

6 comentarios:

el_aviador dijo...

¿Has visto lugares comunes? con lo que te gusta el cine español, seguro. Bueno, pues en ella, Mercedes Sampietro le dice a Federico Luppi algo así como: "se puede pensar y se puede vivir, y se puede vivir pensando". No son incompatibles, de hecho, creo que uno de los secretos es mezclarlos bien, reflexión + acción, juntitas, nunca por separado. Piensa menos y haz más, y lo que hagas, piénsalo lo justo.

Seguro que estás muy guapo con tu nuevo corte de pelo, seguro ¿quién ha dicho que los cortes de pelo chulos sean sólo para modernos? Aprovéchalo, joder, aprovecha ese pelazo que Dios te ha dado, que a otros nos gustaría. No todo es importante, de hecho, muy pocas cosas son importantes. No lo pienses, sólo disfrútalo.

donialoca dijo...

Yo también me he cortado el pelo. Muy corto, mucho. Y estoy la mar de contenta. Es como si me hubiera desprendido de una imagen que no me gustaba, que no era yo, no se como explicarlo. Ahora me miro al espejo y solo veo mi cara, ni flequillos, ni rizos pidiendo espuma, ni melena necesitando cepillo de rulo y secador. Y me encanta!

Cómo pude haber tenido la melena pantojil años há? Que adolescencia más mala...

No se como lo tenías antes ni cómo lo tienes ahora, pero francamente, da igual. Sigues escribiendo igual de bonito, no te ha pasado como a Sansón.

ah! no vayas más a BCN, que además son unos mala-follá.

Miada dijo...

Uuuufff... cómo te entiendo. A mí me cuesta mucho, pero mucho decir que no. Me he pasado toda mi vida intentando agradar a los demás, haciendo hasta el pino con las orejas para no ser rechazada... sí me pedían A yo hacia A, sí era B, no lo pensaba dos veces, hacia B... así me iba a mí...Cuesta mucho, pero todo se aprende en esta vida, yo estoy aprendiendo...

Otra cosa que también comparto contigo es la peli...adoro esa peli, de principio a fin...

Un beso.

el_aviador dijo...

Plis, dime donde exactamente está la pregunta esa de tu amiga, que, por mucho que busco, no la encuentro, jo.

Un beso.

FRAN dijo...

Una blog por una tarta de chocolate??????y no la kiero hecha por tí M....prefiero que sigas escribiendo, porque a mi particularmente me encanta leerte. En cuanto al pelo, yo me he rapado y todo el mundo dice que me keda peor. Todo es cuestión centrarse en las ventajas: ahora no tengo que engominarme, no me despeino y cuando lo hago es para peinarme. Si estoy más feo, eso que gano porque la gente no se fija tanto.je je.(;P).

Tratando al tema que haces referencia en este y en el anterior post, me remito a un capítulo de queer as folk en el que la madre de uno de los protagonistas se sentía orgullosa de su hijo. Había descubierto el don que poseía éste: sabía cuidar mejor que nadie de los demás, virtud que en la serie era causa de muchos de sus problemas. Es un buen ejemplo para entender que todas nuestras virtudes, malas y buenas, forman parte de nuestra personalidad, y lo que a algunos le fascinan de nosotros, a otros les puede parecer el peor de los defectos. Creo que la cuestión es, que todo lo que hagamos, lo hagamos con el corazón, respetando a los demás y sin arrepentirnos después.

Debido a la fotografía del principito he decidido volver a leerme el libro, aunque para ello tenga que sacrificar parte de mis 5 horas de sueño diarias, y este fin de semana pienso ir al cine para ver Volver, y el domingo veré princesas.....

Miada dijo...

http://elblogdelosblogs.blogspot.com

La de cositas que vamos a aprender ahí, y alguna más que te iré contando según vaya aprendiendo de mi equipo de producción...;)

Un beso.