30 mayo 2008

Coja

cojear: verbo intransitivo, renquear.


mi vida sin tí se queda coja..., como que camina mal, como que no da pasos en condiciones, que no camina con los pies rectos, ni dirigidos, no atina izquierda con derecha, se confunde con el norte con el sur, se confunde, básicamente se confunde (tampoco he tenido yo un gran sentido de la orientación). Coja. Y tu voz se une al telefono, se fusiona con las calles y con sus ruidos, con tus calles, con mis calles, con mis ruidos, con tus ruidos, con la gente que pasa y que no se entiende, que no entiendo, que ni me entiendo yo cuando sueno en checo. Son muchos ruidos para tan poco silencio.

y de vez en cuando te paseo, te cargo como mi bolso negro y dejo que me espantes y me acompañes, que te quedes al lado, respirando o manteniendo la respiración. Y te juro que hay veces en las que me detengo y te siento, te huelo, ¡hasta te huelo!. Y siento cómo paseas tu mirada por mi pelo, por mis manos, por mi nariz... y con el dedo índice la tocas "la naní".
Aunque también hay veces en las que te digo que te vayas, que me dejes en paz un rato, que no me arruines las noches de otros cuerpos, las entradas y las salidas,...que me dejes cenar tranquilo y hacer la comida mía para mi estómago, que no me duelas el estómago ni te pasees por mis tripas, que me dejes la música sin ser banda sonora de algunos, de tantos, de muchos, de demasiados... momentos. Que te calles, que me quede sordo. Pero es que pocas veces te marchas. Pocas veces te callas, entre que me hablas, me cantas, me susurras, me tarareas... no te callas. Nunca te callas.
Coja, pero no por accidente, no por caminar demasiado o por no haber tenído cuidado, coja porque le falta un trozo, un cacho, una parte... ya no sé ni qué parte. Y yo quiero andar, quiero andar normal, no cojo... Pero no cojo el ritmo, no cojo el momento en el que poder caminar bien sin tener que renquear, una forma normal en la que se reconstruye la parte que me falta. Y sigo cojo, y mi vida sigue coja, mi vida. Y cojeo. Y me acostumbro otra vez, y ya la gente ni me mira por la calle cuando... cojo, cuando cojeo, si cojo....
No me dejas mal, me dejas inmenso, pleno... aunque cojo, cojo todo lo bueno que tienes y me lleno. Lo cojo todo.


5 comentarios:

oscark dijo...

Joder M! no se que decirte. Tienes el don de la oportunidad. Nuestras vidas toman caminos separados pero tu andas cojo y yo camino ciego. Y voy ciego porque no consigo ver la realidad, me empeño en buscar una realidad pasada en otros brazos, estas presente en el 50% de mis actos y el el 100% de mis ideas.
Me dibujaste contigo al lado y no he conseguido borrarte entre otras cosas porque no me hago...
Cuando mas aprieto la goma para quitar los restos mas se rompe el papel y cuando estas casi borrado vuelves a dibujarte.
siempre estas... siempre eres.
Y seguro que no andas cojo, siempre hay muletas para poder apoyarse. Solo si me lo pides me iré, te dejare en paz un rato pero creo que esto no funciona asi no depende de mi... yo dependo de ti.
No me dejas mal, yo ya cogí todo lo bueno que tienes y me alegra leer y escuchar que ese M que te faltaba esta empezando a crecer...
eso si no te perdonaria nuca de dejaras de volar... y eso es irreductible.

ndt

jesica dijo...

me encanto lo que escribis,la verdad es que te envidio un poco,nuca podre decir cosas tan lindas con palabras tan simples..esta super bien..cai en tu pagina de casualidad buscando un video de una peli "el lado oscuro del corazon" por que ya que no encuentro al que vuela al menos queria tener un video..ajaj..la tecnologia no es lo mio, de todos modos me alegra haber llegado hasta aqui y haber disfrutado de algo tan lindo..ardilla

Anónimo dijo...

Mierda, pensé que había conseguido olvidarte. Te escribí y no me respondiste, e intenté dejarte tranquilo, olvidarte, pero acabo de llegar de unas vacaciones, y lo primero que hago es ir a leer tu blog, como una droga, tendrías que estar prohibido, tendrías que ser ilegal, o al menos que las autoridades sanitarias adviertan que creas adicción.
Pues eso, que sepas que no te has deshecho de mí, y que no deberías estar cojo, porque tienes...las dos piernas.dani.

I. Alberto Enríquez dijo...

Hola me ha agradado este escrito. Me da gusto que en distintas latitudes sea la palabra aquel bastón, sea aquella muleta que nos ayude a seguir caminando. Muy buen escrito mi hermano.

Eres bienvenido a mi Blog.

http://icaro-aleph.blogspot.com/

Un saludo desde la Ciudad de México.

Perla dijo...

me gustó mucho... espero que a la vuelta de algunos meses, hayas recuperado ya los pasos firmes.

porque todos cojeamos.