21 marzo 2008

10

He intentado varias veces no escribir este post, lo he tenido en mi cabeza fijo, con las palabras más o menos desordenadas, pero fijas de algún modo, llamando para ser ordenadas, para volver a rendirte homenaje una vez más, porque te lo mereces, porque no puedo evitar que sea así, porque cuando hablamos de drogas, también hablamos de ti y las dependencias son inevitables.

Y es que parece que es volver atrás, dar un paso atrás, pero no puede ser así, me resisto también a que sea así y mis zapatos parecen estar de acuerdo, no es solo esto, no es solo dependencia, no es solo amor, no son solo 10, son muchas cosas más, la mayoría o las más importantes o las que no se dicen, no caben en palabras, no se pueden unir unas con otras y construir frases con sentido, quizás porque seguimos en un sin-sentido, seguimos en una espiral que nos vuelve a efectos de boomerang al mismo sitio, dónde tú me salvas, dónde somos salvados de prácticamente todo y de absolutamente de nada, y planeas todos mis cielos hasta llegar al que tú conoces mejor que nadie, porque tú me conoces mejor que nadie, porque conoces mis tormentas y paras mis rayos. Superman.

He intentado varias veces no escribir este post. Te he dejado en medio del anterior, en un párrafo suelto, para hacerme la idea de que eres parte de mi vida (cosa que siempre será así, esto es irreductible) pero no el motor, porque yo quiero ser el motor. Pero no ha funcionado. No funciona. Como la tostadora del corto que aún no he montado, hablaba sobre las cosas que se rompen, que ya no pueden funcionar más, este tipo de cosas no funcionan más precisamente porque hay algo entre nosotros que si continúa funcionando.

Y eso que he escrito unos cuantos nombres en mi piel, dejando también que me escriban y me dibujen (y me pintorreen, por qué no), y eso que me libero poco a poco de mis absurdas paranoias, y me hago cada vez más yo, me libero haciendo intentos algunas veces absurdos. Y comparo las letras y las grafías, observo con atención el movimiento de las tintas, algunas no pintan, otras lo hacen con gran intensidad, unas resultaron ser fuertes y aguantar, otras escribieron mensajes preciosos, casi todas hablaban de un futuro, algunas de ellas pretendieron borrar… pero es que no se borra, se convierte como mucho en grabados en las plantas de los pies, en el cuero cabelludo o como mucho en la espalda, cuando me giro en la ducha y, frente al espejo que tengo aquí en Praga, te leo. Porque eres tinta permanente, fijada como los tatuajes que tanto siempre he odiado. Porque te odio y te quiero, porque odio quererte como te quiero, porque quiero quererte siempre y después otra vez más, porque no puedo estar contigo, porque no puedo estar sin ti, porque quiero matarte y hacerte el amor para que nadie pueda hacerlo como yo lo he hecho, como yo lo hice, como yo la hacía… y que se queden todos los malditos tiempos verbales que ahora explico en clase, en tu cabeza, arañando para convertirse en futuros, nadie lo hará, nadie lo hará… nadie como yo.

Pero nuestras vidas siguen, y es lo más justo. Y esta idea psicópata es más que absurda. Y he estado enfermo y te he llamado para decirte que estoy malo, para quejarme de estar en la cama apoltronado, porque tú sabes mejor que nadie que soy mal enfermo, y me cuides con tu voz a través del teléfono, a más de 10 coronas el minuto, formando sonrisas, formando palabras, donde se escapa un siempre “¡joder cómo te echo de menos!” y de las tuyas “todo saldrá bien… yo solo quiero que seas, como poco, feliz”. Si lo soy, coño, si lo soy…

Y ya no es 5 de marzo, ya pasó, y vendrán otros, y algunos vendrán como este, y otros vendrán disfrazados de Carnaval o de fiesta improvisada, y quizás no sean tus manos las que agarre en ese momento, y quizás no se soplen las velas juntos, al unísono, quizás nos demos la vuelta estando con otra persona, excusando ir al baño o a tomar viento, y soplemos durante un momento, para recordar que siempre estás ahí, que siempre eres tú, que no puedes ser otra persona, que me salvas, que vuelas siempre en mi espacio, que eres mi Superman.

He intentado no escribir este post muchas veces, pero ya ves, ya lo sabes, nunca tuve demasiada fuerza de voluntad.

12 comentarios:

Cinderella23:59 dijo...

"M nunca volvió" ....

Porque la vida es para los valientes Mk, te he sentido , has conseguido que tus palabras fueran mis palabras, me he adentrado en ti y creo que son unas de las palabras más sinceras y sin adornos para expresar un amor que se ha ido o no puede ser.
A veces nos empeñamos una y otra vez en personas que no pueden ser pero obstinados y tercos seguimos como kamikazes enamorados.

Pero todo tiene un final para eso son los principios con finales y darse cuenta de la situación y enfrentarse al dolor porque estas son las consecuencias de vivir.

Has tenido un heroe en tu vida yo no tuve ni eso, ni siquiera un principe para besar y convertirlo en rana, ni siquiera llego a renacuajo, compartimos desde nuestra distancia, desde nuestras diferencias,las ganas de que fuera en la calle llueva para que así nadie se de cuenta de nuestros estados carenciales...

Mk tú lo has dicho la vida sigue para todos pero por lo menos estamos vivos y sentimos.

Cinderella23:59 dijo...

P.D.: Yo no soy superman ni una heroina ni un hada, pero me he enamorado de tu mirada desde el primer momento que la ví, sí seré tontita pero es una realidad.

Anónimo dijo...

Lo siento Marcos, pero no creo en las relaciones a distancia, y menos en este mundo tan promiscuo que es el homosexual.

Creo que llevar 10 años con tu pareja y seguir queriéndola como al principio, es muy bonito, pero también muy dificil (sino imposible).
Lo que hace dificil mantener una relación viva, supongo que es la convivencia, cuando ves el día a día de tu pareja, se apagan muchos fuegos que había encendidos. Cuando además se trata de una pareja homosexual, me parece el doble de dificil, porque no está lubricada, esta expresión me parece muy idonea, ni socialmente, ni biologicamente, ni siquiera evolutivamente.

Así que el leer este último post me ha producido una sensación de incredulidad, aunque si no analizo bien, quizá quiera engañarme a mi mismo, y tapar con esa incredulidad, otros sentimientos como la envidia, o incluso.. lo celos.

M dijo...

Lo siento también señor anonimo, pero por tí...
lo increible o no de las historias está en cada uno, cada uno sabe la verdad sobre sus cosas, sobre las que recorren su cuerpo, las que queman, las que alivian... (y esto si es posible). y en este post no está todo, solo hay un cacho, un trocito... porque te juro que lo demás es indescriptible, aunque ya no estemos juntos, aunque sea de homosexuales o de lubricados, viva o no (porque siempre ha estado totalmente viva, y los/as que la han conocido, la han visto)... solo hay personas, solo.
No te envidies, no te celes... son cosas que pasan, se cruzan en tu vida, y ahí están, para lo bueno o para lo malo, él se queda para todo, aunque ya no esté al lado y yo siga viviendo mi vida y él la suya, y yo esto me lo creo, sin esfuerzos, y yo no me engaño porque no puedo.

¡un abrazo!

(¡¡todo de buen rollo!!)
:)

Anónimo dijo...

Marcos, gracias por contestar tan pronto.

Me llamo dani. Siento no poder identificarme de otra forma, pero no tengo blog ni nada, no por falta de ganas, sino de tiempo.

Lo primero que quería decirte antes de nada, es disculparme. Mi torpeza o mi falta de tiempo no me han permitido darme cuenta que tu relación había acabado, pensaba que "seguías" con él, de ahí mi comentario, que se resume en: "no me creo que una pareja de gays lleven ya 10 años juntos, claro que si la relación es a distancia la cosa cambia, porque, como he dicho, no creo en las relaciones a distancia".

Bueno dicho esto (joder, me temo que el comentario de un post no me da para todo lo que me gustaría decir, es igual) dicho esto, decía, añadiré que:
He puesto toda mi energía y empeño en sacar varias relaciones adelante, y en todas he fracasado. Quizá para no sentirme fracasado, me ha dado por pensar que el que fracasa es el amor. Más bien debería decir el amor que yo concebía. He tenido que reestructurar ese difícil concepto, para construir mi nuevo universo interior un poco más sólido que el de antes, que se derrumbaba con cada nueva decepción.

Hace 15 días puse "Javier Alvarez" en el google, y no sé como, cai en tu blog. Te he estado leyendo, no todo lo que me gustaría, y me gusta mucho lo que escribes. He creido (o querido) entender que en varios post (entre ellos este que comento) hablas del amor que yo antes concebía, y al igual que un ateo cuando le hablan de Dios, pues yo he sentido como la necesidad de decir, que no, que todo eso es mentira.

No sé si estoy buscando que me convezcas, para que pueda volver a amar (ojo a amar no a enamorarme), o quiero convencerte yo a ti, para sacarte de tu error, porque me caes bien y no quiero que sigas equivocado.
Por último creo que sí, que te engañas, como todos nos engañamos a nosotros mismos alguna vez, cuando nos hace falta, es la naturaleza del ser humano.

Un beso.dani.

M dijo...

ya me gustaría a mi engañarme, y no pensar en todos estos años juntos, y pensar que hubo rutina, que no existieron cosas porque no pudieron existir, y vivir mi vida ahora con normalidad, y engancharme a otros brazos con normalidad (que no es mucho problema aquí, puesto que somos exoticos...). Pero rehuyo, rehuyo de mucho, cuando empieza a moverse algo, salgo corriendo, no me doy la oportunidad.
Debo reconocer que he tenido mucha suerte con las relaciones, no solo con él (que ha sido la suerte más grande de mi vida) sino con otras personas homosexuales y no (porque no es cuestión de eso, vuelvo a repetir)y creo y tengo que decir, que depende de muchas cosas, pero también de las cosas que uno da... no se.
No me enganño, me gustaría engañarme, y si, ahora no estamos juntos, lo hemos estado, y sino yo no me hubiera ido, sino hubieran pasado muchas cosas... habríamos seguido otros 10 más, porque nunca me cansaré de él, porque no hay nadie como él, y eso te lo digo desde la perspectiva desde la que me volveré a enamorar, a querer, a todo... y voy a procurar que todo esté limpio, que todo sea bueno, porque me importa un pimiento si es cuestión de hombres o de lo que sea...
Convenceté... date tiempo, cree... sino crees, no pasa.
La proxima vez, DAni, si quieres, hablamos por mail... puedes enviar mail desde la blog también, sin tener que publicar.
Un abrazo

oscark dijo...

Como siempre, tardo en hacerlo pero lo hago. Ya lo habia leido antes, pero te debo una respuesta, una respuesta de esas que ya te he dado, una de esas respuestas que ya conoces....
...yo también me odio por quererte como lo hago y te odio a ti por quererme como lo haces. Es insano, una locura, una tonteria, es, son y han sido mil cosas y mil mas que serán. Vistas con otros ojos, con otras perspectivas con otros besos desde otra cama o dicho por otra boca al final siempre es lo mismo, es que yo miro con tus ojos y y hablo con tu voz porque eres parte de mi.... y eso es irreductible

Anónimo dijo...

un amigo dice q todo es mas hermoso porque existe un final, q intentamos vivirlo todo mas intensamente porque llegará el dia en q acabe..y puede q en el fondo lo sepamos; pero tambien soy de las q me empeño en conseguir algo q no sé a dónde me lleva,o tal vez sí..

Anónimo dijo...

yo no soy nadie para decir nada pero me quema algo dentro porque si hay tanto amor ¿qué está pasando? ¿por qué no os queréis abiertamente?

oscark dijo...

A los anonimos... supongo que la pregunta ¿porque no os quereis abiertamente? es para M y para mi supongo por la parte que me toca. Es una pregunta sin respuesta, porque nunca nos hemos querido cerradamente, puede ser mas o menos creible que siga habiendo amor despues de 10 años, puede ser mas o menos creible que nos siga temblando la voz aun estando separados y puede ser mas o menos creible que aun siendo una relacion terminada, siga siendo un sentimiento inacabable. Porque mi pasion por M no se agota porque ha sido el quien me ha dibujado asi, porque me gusta como soy cuando estoy con el y ahora que no estoy con el me sigo gustando como soy porque el me ha ha hecho asi...
llamalo amor, llamalo adiccion, llamalo falta de razón.
como en alguna "cancion humeda" M me ha mojado el corazon....

Jordi M. Novas dijo...

Siempre se habla de la fuerza de voluntad, pero enrealidad es una cualidad que además también hay que saber usar..

Fanny dijo...

Y digo, yo. ¿por qué habría de acabarse el amor?,¿por qué poner límites a algo que es, por defición, ilimitado e indefinible?. Muchas relaciones han terminado en mi vida, pero nunca he puesto fin al amor hacia esos seres con los que he compartido momentos, palabras, olores... ¿pondría voluntariamente fin a la alegría, a la paz, a la dicha?¿por qué nos empeñamos en etiquetar algo que nos trasciende, nos llena, nos completa? Nunca entendí ese empeño. Y nunca encontré ningún problema en seguir amando. Quizás los problemas están en las expectativas y en nuestro deseo de vivir las historias que imaginamos en nuestra cabeza. Pero el amor...¿qué problema hay en el amor?