12 julio 2006

un 5 y un Alex

alex


El 5 es mi número favorito, con mucha diferencia, ya creo que lo he dicho unas cuantas veces en la blog, entre alguna cerveza o tinto de verano o en alguno de mis últimos monólogos sin sentido, si es que es como le decía ayer a Oihana, últimamente estoy hablando mucho, como lo hacía antes, hace mucho ya, soltando discursos de cualquier cosa, sobre cualquier cosa. Será que uno está agusto y se vuelve a reencontrar con uno "yo" antiguo, al que, sinceramente, tampoco le hacía demasiada gracia a uno. Las personas más calladitas, suelen ser las más creibles... entre ellas, a la persona a la que va dedicado este 5, dedicado este monólogo/discurso sin sentido pero con protagonista: Alex...

Esto va de felicitaciones, la verdad, primero fue con Dani y su "apto", ahora Alex con primer examen de las oposiciones y ese 5, que aunque no suene como te gustaría, aunque no refleje nada de lo que pudiste imaginar, más bien, de lo que pudimos imaginar, llena a más de uno/a de alegría, pensando que parte de todos tus esfuerzos han llegado a un puerto, dando la oportunidad de arrasar mañana frente al tribunal, porque si los tribunales le preguntaran a los amigos lo que ha trabajado esta persona, le darían un... 5 y me dio por lo menos...(risa descontrolada y maléfica).



Con Alex he vuelto a muchas cosas que tenía un rato olvidadas, ¡y sin malinterpretaciones!, he vuelto a hablar con un amigo, como las charlas que tenía con mi amigo Dani (y que sigo teniendo pero más espaciadas y que se echan de menos), pero hablar con un amigo sobre mujeres, sobre ideas comunes de obsesiones extrañas, sobre palizas con el Street Fighter, sobre competiciones tipo "duelo de chefs" y cosas así. Cosas que se pueden hacer perfectamente con una mujer, con cualquiera de mis amigas, pero siempre se echa en falta el punto masculino (muchas veces diferente) de un chico que no entiende, no lo sé, ahora se me hace dificil de explicar, la verdad, quizás Alex lo entienda mejor, con esto de que ambos no nos llevamos demasiado bien con el género este que nos ha tocado.


Ha sido y es curioso, se supone que encontramos en las personas cosas diferentes, y vamos formando lo que somos nosotros a raiz de los amigos que tenemos, me explico (y como muy bien hablé ayer con Oihana que parece estar igual o casi igual de loca que yo), hay personas que nos dan unas cosas y otras personas otras, por eso también no nos acostamos con nuestros amigos (excepto si estamos borrachos y no sabemos lo que estamos haciendo o ambas cosas), pero nos reimos con ellos, charlamos interminablemente sobre temas absurdos como si fueran temas impresicindibles, salimos de marcha, nos tomamos "un algo", cenamos recetas medio inventadas, vamos al cine a ver películas de "no pensar", viajamos tantos kilómetros como de una tarde o un día..., y luego esas cosas se reparten entre unos y otros. Algunos se quedan con unas cuantas, rara vez cuando alguno/a se quedan con todas, será porque en mi vida dos personas se quedan con prácticamente todas (mi niña y Oscar, Oscar y mi niña).
Así que con el señorito este, y como iba diciendo, se han despertado algunas que llevaban años dormidas, incluso algunas que no se habían utilizado mucho, y que hacían falta, aunque sean competiciones estúpidas (que no lo son), en plan dar palizas con la play, hacer pulsos y ver quién de los dos cocina mejor o tiene mejores gustos musicales....
Ahora el señor ha sacado su primer examen de las oposiciones, así que era razón de sobra para hacer homenaje, mañana será el siguiente y estaremos pendientes todos, todos y Oihana, con su gran sonrisa para llenarlo entero, con sus largos brazos para arroparlo entero.

Bueno, Alex, va por tí, por tu nariz grande, por esa nota que resulta ser mi número favorito, y que espero que te de suerte mañana a las 13´00, y así te marcas una invitación grande. Así que te digo una cosa: disfruta todo lo que puedas, porque cuando te coja con la play vas a llorar como no lo has hecho nunca, suplicando que mi superpatada no dejé tintada de rojo sangre esa bata que usa tu pataco de los veinte duros!.

Y por cierto, descongelar comida en el microhondas no es cocinar...¡así me lo aprendí yo!

4 comentarios:

La mujer sonriente dijo...

Alex, ¡mucha suerte! Espero que fuese mejor de lo que esperaba, y como bien dices, que disfrute lo que pueda, con o sin superpatada de la muerte jajajajajaja.
Bechitos =**

Miada dijo...

Un 5 es estar en el buen camino, el principio de algo más...

Tienes razón, eso no es cocinar, pero a falta de pan buenos son los microondas...

Un beso.

carlos martinez dijo...

Si señor, así es la amistad y así los AMIGOS. De las mejores cosas que existen, Pues enhorabuena por tenerlas.
Y encima cocinas; jo tio tiés de tó...vamos yo tia y ...

FRAN dijo...

Qué bien, un 5...es el problema de que tu número favorito tenga esa rima tan desgastada y que ninguno de nosotros dejamos de hacer.
Deseo saber, y eso que Alex es una foto que he visto en tu blog, la nota final. A ver si tiene suerte. Ser opositor es una mierda, aunque a mi me haya divertido tanto serlo (cómo no tenía ninguna esperanza puesta...). Y quién dice que recalentar no es saber cocinar?...Hay que tener muuuuuuucho arte para poner la temperatura exacta del horno, el tiempo de coción y de recalentado en el microondas (yo siempre tengo que calentar después de calentar)...y que todo sepa rico (artificialmente aceptable)!! Peleas en la play...hace poco nos pateabamos la cara en el Teken, que dolor de pulgares...!