24 octubre 2006

conservese hasta el regreso

sec. . interior. casa de mario. dormitorio. día.
Ana está tumbada en la cama, con los dedos surca el centro de su pecho desnudo mientras mira atentamente a Mario, desnudo en frente suya, en silencio y con la mirada perdida en ella. Ana, sin apenas voz...
Ana: Mario..., cuando todo se queme, cuando ya solo queden cenizas, yo... seguiré ardiendo.



"dejame que yo te salve". marcos prados



estre tren me aleja de tí. me secuestra con claro consentimiento, y me induce a un falso síndrome de estocolmo en el que yo acabo entendiendo hasta la sin-razón de su velocidad. este tren me aleja de tí, me lleva a un sitio dónde antes también estabas tú, como si este tren se confundiera, y con sus problemas de memoria, te recordara en ese futuro lugar, sin saber que es falso, que es una fantasía, que ya no perteneces a el.

ahora recorro todos tus paisajes, los que un día fueron tuyos, en los que te adentraste para alejarte de mi, de los que yo escapo, con esta fantasía o síndrome, con la contradicción de volver a encontrarte.
aunque sienta que no te has ido...
.
.


5 comentarios:

Beaumont dijo...

Yo de esos tengo unos cuantos

Oscar dijo...

Ayer conoci a uno de estos Freaks que me suelo encontrar. No para ba de hacer preguntas sobre todo, absolutamente todo. Una de ellas fue que Quien era mi artista, pintor favorito. Yo le dije sin apenas dudar que es uno de esos hombres del renacimiento que lo hacen todo. M le dije, quien es? no lo conozco, me dijo.
Su forma de pintar es emocionante, es personal, refleja la tristeza de la incomprension con una fuerza emotiva unica. de dije yo, es mi Flatmate...
Me pones los pelos de punta M cada vez que te leo, cada vez que me veo reflejado en tus cuadros, cada vez que te recuerdo.

... ese tren no te aleja de nada, no te aleja de nadie. Nunca has estado lejos, nunca lo estaras.
NdT

Manuel dijo...

Odio las estaciones de tren, las de autobuses, los aeropuertos, los odio con todas mis fuerzas, porque me dejan sensciones de tristeza y de un vacío enorme; no me duele la distancia, si no el vacío. Pero sabes, a veces traen buenas cosas; y como dice Oscar, nunca estás lejos, porque todos a los que quieres, siempre te llevan consigo.
Un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

Las estaciones de tren siempre me resultaron tristes, daba igual si iba o venia porque siempre me alejaban de algo, de alguien. Cada vez que cogía un tren empezaba el viaje con un nudo en el estómago que me subía hasta la garganta, un nudo que se diluía con cada kilómetro que el tren avanzaba emborronando el paisaje veloz que apenas podía contemplar tras la ventanilla y al llegar no sabía bien como sentirme, esa mezcla de alegría y tristeza que volvía a taponarme el estómago.
Al fin y al cabo no era más que la emoción por haber llegado a algún sitio, por haber llegado a alguien.
(LaPereza)

Beaumont dijo...

La canción es de The Smiths